Aquél te dio entre sus líneas el importante mensaje, importante como él mismo, y decía desde el pasado «llega a ser quien eres», sin saber, amor mío, que eras el fin del mundo.